La piel corporal, la gran olvidada

La piel corporal, la gran olvidada

Seamos sinceras. En nuestro país, poca gente se acuerda de la flaccidez corporal o las durezas de los pies hasta que llega el buen tiempo y entonces todo son prisas y se inicia la búsqueda de productos milagro. Si de verdad buscas resultados y obtener una piel corporal sana, flexible, tonificada y luminosa, toma nota de los ítems que debes empezar a tener en cuenta.

CONSTANCIA: cuida tu piel corporal cada día. Los 365 días del año. No te asustes, los cuidados básicos que necesitas son mucho más fáciles de aplicar de lo que imaginas. Y si quieres un extra de motivación, piensa en el buen resultado que obtienen las francesas o las coreanas, a quienes sus madres inculcaron el valor de cuidar cada día su piel, tanto la facial como la corporal, como medida para prevenir el envejecimiento.

LAS CLAVES DE UNA BUENA DUCHA: como en todo, la mesura es la mejor medida. Ni mucho, ni poco. Según las estadísticas, España es uno de los países donde la gente más se baña o se ducha. Algunos incluso dos o tres veces al día. Y más de la mitad de la población pasa bajo el chorro de agua caliente entre 15 y 20 minutos. Sin embargo, muchos dermatólogos, advierten de que la sobrehigiene puede ser perjudicial para la piel. Nuestra piel está recubierta por un manto lipídico que sirve para mantenerla hidratada y flexible. Además, nos protege de hongos, bacterias y microorganismos patógenos. El abuso de agua caliente, jabones, esponjas demasiado duras… puede alterar esta protección y provocar sequedad, tirantez o picores.  Lo ideal sería…

∙ Lavar cada día las axilas, los genitales y los pies, ya que son las zonas que se ensucian más fácilmente y segregan más cantidad de sudor. En estas zonas puedes utilizar un jabón neutro, que respete el Ph de la piel, y sin abusar de la cantidad. El resto del cuerpo puedes lavarlo solo con agua y dejar la ducha completa para dos, tres o cuatro veces por semana, según tus gustos y también tu grado de actividad física.

∙ Mejor ducha que baño, ya que esta última reseca más la piel. Y recuerda, con 5 minutos bajo el chorro de agua es más que suficiente.

∙ Respecto a la temperatura del agua, mejor evitar los extremos, ni muy fría ni muy caliente, ya que la temperatura elevada elimina los aceites naturales de la piel.

∙ Hay que enjuagarse bien y eliminar los restos de jabón. Recuerda que no debes excederte en la cantidad de producto. No por usar más jabón estarás más limpia.

∙ Para secarse, hay que utilizar una toalla suave, pero sin frotar ni restregar. Lo mejor sería realizar ligeros toques sobre la piel. Es importante secar bien zonas como los pliegues de la piel, las axilas, entre los dedos… para evitar irritaciones o la proliferación de hongos.

HIDRATAR: en este punto también la mesura es el mejor criterio. Tu piel ya tiene una protección hidrolipídica natural, pero si sientes la piel seca, tirante, no dudes en utilizar un buen hidratante, incluso a diario, mejor sobre la piel un poco húmeda. Respecto a su textura, puedes elegir entre cremas, más o menos fluidas, en función de tus gustos y tu tipo de piel. Otra buena opción, muy en boga actualmente, son los aceites corporales, sobre todo los de tacto seco.

 

Body-Hydra Leche de LieracCrema Fundente Universal de VitryCrema Corporal TopicremRêve de Miel bálsamo-aceite de Nuxe

 

 

EXFOLIAR: una vez a la semana, máximo dos, también puedes proceder a exfoliar la piel corporal, sobre todo, si tienes acné o queratosis pilar (ese tipo de piel áspera que suele afectar a brazos y muslos). Algunos dermatólogos recomiendan probar el dry brushing o cepillado de la piel en seco. Se realiza antes de la ducha y entre sus virtudes destacan la activación de la circulación sanguínea, la mejora de la textura de la piel y que favorece la penetración de los productos de tratamiento que se utilicen después. 

 

Crema Exfoliante Corporal de UriageGel Exfoliante Energizante de ElancylPure Jasmine Ezfoliante de ApivitaExfoliante sin Polietilenos de Eau Thermale Avène

 

 

¡Que no se te olviden!

Manos: es la parte del cuerpo que más utilizamos (y castigamos) a diario. Están en contacto con todo tipo de productos químicos y aunque las lavamos con frecuencia, muchas veces usamos agua demasiado fría o caliente, con cualquier jabón y las secamos simplemente con papel o con un chorro de aire extremadamente seco. Intenta darles un mínimo de mimos diarios. Bastará con una buena crema hidratante, cuanto más nutritiva mejor, y unos minutos de suave masaje. A partir de una cierta edad, es buena idea que el producto elegido sea también antimanchas.

Pies: a diferencia del resto del cuerpo, la piel del pie no posee glándulas sebáceas, de manera que la película hidrolipídica es menos rica en componentes grasos y no protege adecuadamente esta zona. Además, la epidermis tiene mayor espesor en los pies que en el resto del cuerpo, para así amortiguar el continuo roce al caminar. También hay que tener en cuenta que los pies tienen glándulas sudoríparas ecrinas a través de las cuales se elimina el sudor y diferentes sustancias de desecho.

Para mantener los pies en buen estado hay que asegurar una buena higiene y secado, la eliminación regular de durezas y callosidades, así como una buena hidratación, con fórmulas que contengan componentes como glicerina, urea, glicoles, mucopolisacáridos y ceramidas.

 

 Ultimate 3 in 1 Hand Cream de MiaCrema de Manos de Aceite Ozonoizado de OzoaquaUreadin Podos DB Crema de IsdinAquaphor Pomada Reparadora de Eucerin

 

 

Protección solar, ¿también en invierno?

Durante los meses más fríos nos exponemos menos a los rayos del sol debido a que solemos llevar más ropa, pero hay que proteger aquellas áreas del cuerpo que quedan más descubiertas y que, por lo tanto, son más susceptibles de sufrir los efectos de la radiación solar, tales como las manos o el cuello. Además, dependerá del tipo de actividad física que realicemos. No es lo mismo trabajar al aire libre que en una oficina, ni entrenar en un gimnasio o realizar actividades deportivas en el exterior. Así, por ejemplo, una persona que trabaja en un lugar cerrado tendrá suficiente con una protección SPF15 o más y no necesitará ir reaplicando el producto a lo largo del día, mientras que quien realiza actividades en el exterior deberá usar un SPF 30 o más, cada dos horas.

 

 Vinosun Fluido de Muy Alta Protección de CaudalieLadival Antiedad+ HD Suncare Emulsión Oilfree de HDHeliocare 360º Color Gel Oil Free de Heliocare

 

Datos iDermo

Productos Productos: 4.551
Productos visitados Productos visitados: 35.776.069
Laboratorios Laboratorios: 100
Marcas Marcas: 372
Valoraciones Valoraciones: 15.092

¡Síguenos en Redes!

Contacto

Pau Claris, 138 1º 3ª
08009 - Barcelona - España