Tu navegador no soporta JavaScript, por lo que algunos efectos del portal se pueden ver afectados. Psoriasis, una enfermedad crónica controlada

Psoriasis, una enfermedad crónica controlada

Psoriasis, una enfermedad crónica controlada

Jueves, 29 de Marzo de 2018.

La psoriasis es una enfermedad relativamente frecuente que suele afectar al 2% de la población.En México se estima una frecuencia de alrededor del 0.5% de la población general. Se encuentra dentro de las primeras 15 causas de consulta de los servicios de dermatología. No es una enfermedad infecciosa y por lo tanto no es contagiosa, y por ese motivo no hay que tener miedo de tener contacto con un enfermo de psoriasis.

Síntomas

Se presenta con lesiones en la piel rojas y sobreelevadas que están cubiertas de escamas blanquecinas brillantes que se desprenden fácilmente. Las lesiones pueden picar, doler y a veces se agrietan y sangran. En la piel, las zonas que más se afectan son los codos, las rodillas, el cuero cabelludo y la región sacra, pero puede afectar cualquier otra parte del cuerpo.

Es característica la afectación del cuero cabelludo en forma de descamación, como una caspa exagerada, y de las uñas que se engrosan y deforman. Las placas pueden localizarse en cualquier parte del cuerpo, incluyendo el cuero cabelludo, las palmas de las manos, las plantas de los pies y las uñas. En algunas personas se afectan además las articulaciones, es lo que se llama artritis psoriásica.

El tamaño de las placas y su distribución es diferente para cada persona y para un mismo enfermo en distintos brotes. Si las placas son de más de 1-2 cm hablamos de psoriasis vulgar, si son más pequeñas se llama psoriasis en gotas y si afectan los pliegues psoriasis invertida. También es posible que aparezcan pústulas o granos de pus sobre piel enrojecida en palmas y plantas o por todo el cuerpo, lo que se llama psoriasis pustulosa o que las placas de psoriasis afecten toda la piel lo que llamamos psoriasis eritrodérmica.

Clasificación según su intensidad

La psoriasis se clasifica en leve, moderada y grave.

• Leve. Cuando afecta a menos del 3% de la superficie cutánea (la superficie de la palma de la mano supone un 1%).

• Moderada. Afecta entre el 3 y 10%.

• Grave. Afecta más del 10%. En ocasiones la psoriasis se considera grave aunque afecte áreas más pequeñas si las placas de psoriasis se localizan en la cara, los pliegues, las palmas o las plantas. También puede considerarse grave las formas pustulosas independientemente de la superficie afecta.

Puede aparecer a cualquier edad

La psoriasis puede aparecer por primera vez a cualquier edad, desde la niñez a la vejez, pero las edades en que lo hace con mayor frecuencia es entre los 18 y 35 años. Una vez ha aparecido suele evolucionar a brotes con períodos en que las lesiones aparecen y períodos en que pueden llegar a desaparecer o ser mínimas.

Causas de su aparición

El estrés es el factor implicado en más ocasiones en el desencadenamiento de un brote, también pueden desencadenarlo ciertas enfermedades infecciosas (anginas), medicamentos, quemaduras solares, heridas y determinados traumatismos sobre la piel.

No se hereda la enfermedad, pero si se puede heredar la predisposición para desarrollarla. Un tercio de los pacientes tienen algún familiar directo con psoriasis, pero también es posible que aparezca la enfermedad sin que nadie en la familia la haya tenido antes.

No se puede saber si una persona esta predispuesta a desarrollar la enfermedad. Lo único que se sabe es que las personas que tienen antecedentes familiares de psoriasis tienen más probabilidades de desarrollar psoriasis a lo largo de su vida. Si uno de los padres está afectado la probabilidad es de alrededor del 20%, si los dos padres tienen psoriasis la probabilidad de heredarla es del 50%.

Tratamiento y curación

No se puede curar de manera definitiva, ya que es una enfermedad crónica y las enfermedades crónicas no se curan. Sin embargo, existen tratamientos muy eficaces que permiten controlar la enfermedad y hacer desaparecer las lesiones cutáneas mientras se sigue el tratamiento. También es posible que puedan pasar años sin tener lesiones, aunque siempre existirá la posibilidad de que las lesiones vuelvan a aparecer. En la actualidad, si alguien promete la curación de la psoriasis miente, no digo que en un futuro sea posible, pero por ahora no lo es.

El tratamiento más adecuado depende de la intensidad de la psoriasis. Las formas leves se tratan con tratamientos que se aplican directamente sobre las lesiones de la piel. Estos medicamentos suelen contener cortisona y derivados de la vitamina D, y pueden ser más o menos grasos (cremas, pomadas o geles). Los pacientes con psoriasis grave se tratan con pastillas o inyecciones. Los pacientes con psoriasis moderada pueden tratarse con tratamientos tópicos, con fototerapia (radiación ultravioleta A o B artificial en centros hospitalarios de día de psoriasis) o con pastillas o inyecciones, dependiendo.

En el 90% de las personas con psoriasis tomar el sol es beneficioso y ayuda a mejorar la enfermedad, aunque hay que procurar no sufrir una quemadura solar, lo que podría hacerla empeorar. Sin embargo, un 10% de los enfermos empeora cuando toman el sol y en este caso deben evitarlo. El curso de la psoriasis es caprichoso, ya que puede desaparecer y volver a aparecer en los mismos sitios del cuerpo o en otros. Cada individuo afectado tiene su particular psoriasis, y lo que funciona en unos puede que no sirva o incluso vaya mal a otros. Por este motivo, el tratamiento debe ser personalizado para cada paciente, en función del tipo de psoriasis que tenga.

Fármacos más efectivos

Cada paciente con su psoriasis necesitará un tratamiento distinto que sea adecuado para su enfermedad teniendo en cuenta además otras enfermedades que pueda tener y los medicamentos que esté tomando. De todas formas los tratamientos más efectivos suelen ser los sistémicos, es decir las pastillas (ciclosporina, metotrexato) y las inyecciones (medicamentos biológicos).

El papel del farmacéutico

El dermatólogo hará el diagnóstico de la enfermedad, valorará su grado de intensidad o gravedad y aconsejará el tratamiento más adecuado para cada paciente y su psoriasis. También explicará al paciente la enfermedad, el funcionamiento de los tratamientos y le motivará para que cumpla los consejos de salud y siga correctamente la pauta terapéutica. Por su parte, el farmacéutico debe completar la información sobre la enfermedad y su tratamiento que haya dado el dermatólogo. Resolver dudas que al paciente se le planteen sobre la forma de aplicarse o tomar la medicación. Advertir de algunos posibles efectos secundarios y la respuesta frente a ellos, y animar al paciente que cumpla el tratamiento, ya que en las enfermedades crónicas el incumplimiento terapéutico se da en más del 50% de los enfermos.

Escrito por Dr. Miquel Ribera Pibernat. Vicepresidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) Dermatólogo del Hospital Universitario de Sabadell – Corporació Parc Taulí.

Fuente: Farmaventas

Escribir comentario






Datos iDermo

Productos Productos: 873
Productos visitados Productos visitados: 1.350.083
Laboratorios Laboratorios: 23
Marcas Marcas: 110
Valoraciones Valoraciones: 1.169