Tu navegador no soporta JavaScript, por lo que algunos efectos del portal se pueden ver afectados. ¿Cómo evitar el acné en invierno?

¿Cómo evitar el acné en invierno?

¿Cómo evitar el acné en invierno?

Durante el invierno, las temperaturas bajas y el aire frío hacen que el rostro se exponga directamente a las toxinas ambientales y la contaminación. En este sentido, la dermis está complemente expuesta, por lo que la suciedad penetra y aparecen los indeseados granitos y espinillas. ¡No dejes que el acné sea una molestia en invierno!

El acné es una infección que se produce cuando los poros se obstruyen y que al infectarse pueden derivar en granos. Las glándulas sebáceas de la piel producen grasa para lubricar y proteger la piel. Esta grasa se expulsa a través de los poros, y por tanto si están obstruidos la zona se inflama formando los molestos granitos. Con la llegada del invierno esta situación empeora a causa de los cambios bruscos de temperatura entre el exterior y el interior, donde la calefacción provoca altas temperaturas. Por este motivo, la piel se reseca con mayor facilidad, y las células muertas taponan los poros.

El cuidado facial en invierno tiene una atención especial si sufrimos acné. Hay que tener en cuenta que la piel está más seca de lo habitual y debemos actuar sobre ella de manera más delicada, sin agresividad. En primer lugar, una limpieza diaria será fundamental para reducir el acné, prevenir futuros brotes y eliminar en profundidad las impurezas. Repetir el paso por la noche para eliminar el maquillaje y la suciedad de todo el día. Además ayudará en la regeneración de la piel e impedirá la penetración de toxinas en las capas más profundas.

En segundo lugar, hay que hidratar. La hidratación es uno de los pasos esenciales para proteger la piel del frio y combatir el exceso de sebo. Un error que solemos cometer es tratar la piel con un producto contra el acné y no aplicar, después, una crema hidratante. Y es algo que no debemos olvidar. Una piel hidratada ayuda a mantener las capas de la piel intactas y, sobre todo, protegidas. Para ello, podemos utilizar productos con propiedades anti-inflamatorias para controlar el brillo y la producción de grasa.

A parte del tiempo y la temperatura, la alimentación también influye en el aspecto de la piel. Los lácteos, las pastas o los azúcares refinados son una causa del aumento de acné. Reducir el consumo de estos y otros alimentos y sustituirlos por verduras, frutas y minerales nos ayudará a evitar que el acné aparezca en nuestro rostro. ¡Protege tu piel del frío!

Compartir:

Escribir comentario






Datos iDermo

Productos Productos: 873
Productos visitados Productos visitados: 1.444.226
Laboratorios Laboratorios: 23
Marcas Marcas: 110
Valoraciones Valoraciones: 1.191