Tu navegador no soporta JavaScript, por lo que algunos efectos del portal se pueden ver afectados. La preparación de la piel del cuerpo para la primavera
Título Blog Español transparente

La preparación de la piel del cuerpo para la primavera

La preparación de la piel del cuerpo para la primavera

La piel es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano, tanto por tamaño como por las funciones que desempeña. Cada vez más hay una mayor preocupación por el rostro: manchas, arrugas, fotoenvejecimiento… Pero ¿qué pasa con el cuidado corporal? Ese gran olvidado.

La piel es nuestra barrera, nuestra protección natural de las agresiones externas y la responsable del mantenimiento de un buen estado de salud.

Estamos en una época de transición dónde dejamos atrás los fríos meses de invierno para dar paso a la primavera.

Las variaciones climatológicas, el aumento de temperaturas, la lluvia, el viento o el cambio horario suelen conllevar un aumento de la sensibilidad de la piel: descamación, irritación, sequedad, prurito o eritema, sobre todo en zonas expuestas.

Algunas de estas reacciones son consecuencia de alérgenos ambientales, como el polen o los ácaros. Otras reacciones cutáneas son a causa de la exposición a la radiación solar, como la erupción polimorfa lumínica y la urticaria solar. Es recomendable en esta época del año empezar a preparar la piel para la exposición solar con complementos alimenticios activos que contengan Polypodium Leucotomos. Han demostrado una mejor resistencia de la piel al daño solar, una eficacia inmunoprotectora, reparadora del ADN y antioxidante junto a otros La preparación de la piel del cuerpo para la primavera Mostramos una gran preocupación por nuestro rostro durante todo el año: sequedad, manchas, hidratación... pero ¿Qué pasa con nuestro cuerpo? 

 

Exfoliación

Las células de nuestra piel se multiplican, mueren y se renuevan. Nuestro cuerpo está en constante renovación, y como resultado, se van acumulando una serie de células muertas en la capa más superfi cial de la epidermis. Como consecuencia la piel se ve más apagada, gruesa y con escamas. Es por eso que con la llegada de la primavera, se recomienda el uso de exfoliantes corporales una o dos veces por semana. Así conseguiremos estimular la renovación celular y la microcirculación sanguínea, recobrar la suavidad y flxibilidad y aportar luminosidad. Además, la piel estará más receptiva para absorber todos los tratamientos que apliquemos a continuación (hidratantes, reafirmantes, anticelulíticos, despigmentantes..). Hay que tener precaución en pieles sensibles o reactivas, y usar exfoliantes más suaves. Nunca usarlos en heridas abiertas o quemaduras.

 

Higiene e hidratación

Para muchos el cuerpo es el gran olvidado, pero es necesario hidratarlo a diario y de una forma correcta. Existe la creencia que la piel sólo se tiene que hidratar después de los meses de verano, por una mayor exposición a las radiaciones solares, pero es una rutina que hay que implementar en nuestro día a día. Para muchos el cuerpo es el gran olvidado, pero es necesario hidratarlo a diario y de una forma correcta. Existe la creencia que la piel sólo se tiene que hidratar después de los meses de verano, por una mayor exposición a las radiaciones solares, pero es una rutina que hay que implementar en nuestro día a día

El agua es nuestro componente principal: alcanza un 70% en la dermis y un 12% en la epidermis. Además, con la edad desciende la capacidad de retención de agua y el contenido acuoso en la capa dérmica.

Hay que diferenciar entre piel deshidratada y piel seca. La piel deshidratada se caracteriza por afectar a todo tipo de piel, es un fenómeno reversible y se produce por una falta de agua. En cambio, una piel seca es un tipo de piel específico, que se produce de forma constante por una falta de agua y lípidos.

Los climas fríos, la exposición a entornos secos, el paso de los años o el uso de algunos detergentes hacen que presentemos la piel seca o también conocida como xerosis. Se caracteriza por ser una piel áspera o cuarteada, con picor, disconfort, tirantez e incomodidad sobre todo después de la ducha.

Lo principal en estos casos es restaurar el manto hidrolipídico y reparar la barrera cutánea.

• Utilizar productos de higiene a base de limpiadores syndet (con detergentes sintéticos). Evitar jabones con surfactantes que hacen espuma y con perfumes, conservantes y parabenos.

• Ducharse con agua tibia en vez de agua caliente, ya que esta daña el microbioma de la piel.

• Mantener la piel hidratada todos los días del año, con cremas reparadoras y restauradoras de la capa lipídica (grasa) de la piel con activos como ceramidas, ácidos grasos esenciales, urea y pantenol. Activos calmantes como aceites vegetales o bisabolol y emolientes como la glicerina o vaselina.

• Utilizar productos con pH ligeramente ácido de 5,5 (evitar pH alcalinos).

Los climas con temperaturas extremas, con mucha humedad o una sequedad excesiva también pueden ser los desencadenantes de la dermatitis atópica, que cursa como un proceso inflamatorio de carácter recurrente caracterizado por un intenso prurito. Otros factores como los aeroalérgenos con la llegada de la primavera o el estrés, hacen que la piel se vuelva más permeable y no desempeñe su papel protector.

La dermatitis atópica, se diferencia de una piel seca, por el intenso prurito con períodos de brote y de remisión, así como por una falta de la proteína filagrina y posible colonización por S. aureus.

Para el manejo de la dermatitis atópica se tiene que pensar en una combinación de recursos que incluyen educación sanitaria, identificar y evitar factores desencadenantes, un excelente cuidado de la piel y tratamiento (medidas farmacológicas y no farmacológicas) para aliviar el prurito y la inflamación.

En estos casos la base del tratamiento será el mantenimiento de la barrera cutánea con la aplicación diaria de emolientes sobre todo durante la etapa de brote ya que va a permitir reducir el uso de corticoides tópicos. Hay que hidratar la piel inmediatamente después del baño y repetir la aplicación según necesidad, idealmente 2 veces al día. Al igual que en la xerosis, se recomienda usar productos con pH ácido, que sean humectantes y emolientes para retener el agua, manteniendo la barrera hidrolipídica y evitando lociones hidroalcohólicas. Es importante no usar esponjas, talcos, perfumes, lociones y limitar el secado por fricción. 

 

Reafirmantes

Las cremas reafirmantes, aparte de hidratar, están indicadas para combatir la flacidez, tonificar, alisar y reforzar las fibras elásticas que se encuentran en la piel.

En su formulación se pueden encontrar activos tensores que estimulan la producción de ácido hialurónico (proporcionando un efecto volumen y rellenador) y la síntesis y reorganización de las fibras de colágeno (mejorando la estructura de la piel).

Entre sus activos, colágeno o elastina hidrolizada, proteínas fibrosas que aportan gran elasticidad a la piel; ácido láctico o glicolico, con una acción rejuvenecedora al estimular la renovación de la epidermis; cafeína y carnitina con acción lipolítica.

Se recomienda el uso de cosméticos reafirmantes durante todo el año y no sólo durante la “operación bikini”. Además, se debe intensificar en períodos específicos, como embarazos o dietas adelgazantes, sobre todo en dietas drásticas con pérdida de masa muscular.

 

Antiaging

En la farmacia también disponemos de productos antiedad para el cuerpo, perfectos para esta época del año. Con alfahidroxiácidos como el ácido glicólico, que estimula la producción de colágeno y combate los signos del envejecimiento.

Pueden contener antioxidantes y antirradicales libres en su formulación, como la vitamina C que además tiene acción despigmentante y aporta luminosidad a la piel. ¡Ya estamos listos para dar la bienvenida a la primavera

(Artículo de Aina Bordoy Bonnin publicado en el núm. 148 de Farmaventas)

 

Compartir:

Datos iDermo

Productos Productos: 3.717
Productos visitados Productos visitados: 9.729.742
Laboratorios Laboratorios: 81
Marcas Marcas: 259
Valoraciones Valoraciones: 9.674