Tu navegador no soporta JavaScript, por lo que algunos efectos del portal se pueden ver afectados. La evolución de los sérums en la farmacia
Título Blog Español transparente

La evolución de los sérums en la farmacia

La evolución de los sérums en la farmacia

Los sérums son un producto cosmético que contiene activos muy concentrados que van a actuar muy activamente en el cuidado de la piel.

(Artículo de Meritxell Martí publicado en el núm. 141 de Farmaventas)

Ya conocemos que es un sérum o al menos sabemos que existen: son concentrados de activos. De hecho, se trata de un cosmético concentrado en el que los principios activos están en mucha más alta concentración y estos son la parte mas importante del producto, generalmente el excipiente son líquidos.

Hasta hace un tiempo, nuestras madres y abuelas se cuidaban la piel con la higiene, loción, tónico y, posteriormente, la crema hidratante de día y la nutritiva de noche. No usaban sérum. Sí que algunas empleaban aceites esenciales, los cuales se usaban ya desde el antiguo Egipto no solo en los embalsamientos, sino también como perfumes, aprovechando sus virtudes medicinales y, por supuesto, con usos cosméticos. Los aceites esenciales es la parte volátil y aromática de muchas plantas, ya que es más habitual que sean del mundo vegetal, pero de cualquier parte: frutas, hojas, fl ores, corteza, raíz, resinas o cascaras.

De modo similar que los aceites esenciales se usaban como concentrados de belleza, los sérums son una combinación de activos en alta concentración y es la parte de la rutina cosmética que va a ser más activa en cuanto a la prevención, reparación y cuidado de la piel. Poco a poco, se ha convertido en imprescindible. Como producto básico, es muchas veces más importante usar un buen sérum que sea efectivo que una crema, la cual puede ser entonces mucho más básica. Una crema en la que la parte importante sea el propio excipiente de la misma que la va a hacer mas o menos confortable. En una piel mixta o con tendencia grasa por ejemplo, el sérum puede convertirse en un producto único al mantener la piel libre y no taponar el poro.

¿Por qué en la farmacia?

Los sérums cosméticos pueden estar en cualquier sitio en los que se venda cosmética, sin embargo, en la farmacia se venderán sérums muy activos en los que, por ejemplo, los ácidos sean muy concentrados. Cuando un producto es muy ácido va a exfoliar la piel y, a su vez, es muy probable que aparezca una irritación de la piel hasta que  no se acostumbre. Si los compramos en cualquier sitio sin estar asesorados, podemos hacer un mal uso de estos y en lugar de ser muy efectivos ser irritantes.

Sérums puros, sin mezclas

La tendencia en sérums es la de productos que sólo llevan los principios activos que estamos buscando para un uso en concreto, por ejemplo:

• El ácido hialurónico es altamente hidratante. Lo recomendamos en pieles deshidratadas, ya sea secas o grasas. Si es muy concentrado, muchas veces se debe mezclar con algo de agua para aplicarlo. Es el producto ideal para el día si de noche se usa un producto exfoliante.

• La vitamina E es muy hidratante y antioxidante. Lo aconsejamos en pieles secas, muy secas  y apagadas.

• La vitamina A es lo mismo que el retinol. Le da una acción exfoliante, pero también es regeneradora. Es ideal en pieles fotoenvejecidas. El retinol es efectivo durante mucho tiempo en la piel, ya que no deja de ser reactiva al mismo.

• La vitamina C es el oxigenante y iluminador por excelencia. Ayuda a mejorar el tono de la piel y a mejorar las apariencia de las primeras arrugas. Lo pueden usar todo tipo de pieles, pero es especialmente recomendable en las apagadas como las de las fumadoras o las expuestas a muchas toxinas, como la polución.

• La vitamina B3, niacinamida o nicotinamida, es muy calmante de la piel y mejora las rojeces (sobre todo en brotes), eczemas, mejora la circulación sanguínea en la piel y refuerza la barrera epidérmica.

• El ácido glicólico es quizás el mas popular de todos los ácidos y como sérum es ya un clásico como el AHA. De menor tamaño, es muy efectivo en la exfoliación y renovación celular de la piel. Este ácido proviene de la caña de azúcar y también de la remolacha azucarera. Es muy queratinolítico y lo podemos encontrar a muy diferentes concentraciones, como puede ser del 4% a muy altos en usos profesionales. En casa no suele pasar del 20%, aunque depende del Ph. Si es más ácido, va a ser más queratinolítico y por ello más exfoliante. Al eliminar las capas externas de la piel y las células muertas, sirve para las manchas y para la hidratación. También es muy higroscópico, reduce las arruguitas o líneas finas.

• El ácido ferúlico es otro tipo de ácido que se encuentra dentro de los hidroxicinámicos. En las plantas, tiene la capacidad de proteger la pared vegetal, dandole rigidez, ayudándola a mantenerse recta y a evitar la degradación por los microorganismos. En los sérums les da capacidad de protección solar, protegiendo de los rayos UV  además de ser antiinflamatorio.

• El ácido kójico se extrae por fermentación de los hongos Aspergillus. Es ideal en tratamientos de las manchas de la piel porque no es tan irritante como puede ser la hidroquinona. Es altamente despigmentante, inhibe la tirosinasa y frena la aparición de la eumelanina.

• La regaliz es un componente muy descongestivo y calmante, ideal para las pieles sensibles, infl amadas, con eczemas e irritadas, gracias a la glicirricina o ácido glicirrético y a los fl avonoides. Tiene capacidad corticoidemimético, un efecto similar a la cortisona.

Sérums que se pueden recombinar

Una de las tendencias más actuales es la de adquirir uno, dos o mas sérums únicos, con una sola sustancia, y combinarlos entre si para adaptar a las propias necesidades. Algunas marcas como ApotCare o Sepai ya lo están haciendo, pero también podemos dirigirnos a marcas mucho mas económicas como puede ser Segle Clinical. Con ello, podemos preparar lo que mas nos conviene teniendo en cuenta que, si usamos productos ácidos, al sumar aumenta el efecto. Los otros son prácticamente todos combinables entre si. El beneficio es que si se es habilidoso se puede lograr la mejor fórmula para uno mismo. La desventaja de comprar varios es que al fi nal sale más 
caro, sobre todo teniendo en cuenta que debes hacer pruebas hasta que logres lo que realmente te va bien. Por ejemplo, se pueden mezclar la vitamina C y E o la A con el ferulico o el kójico con el regaliz... No existen pautas exactas a no ser que se consulte a un experto.

La diferencia con los aceites esenciales

Hemos de tener en cuenta que no es lo mismo un sérum que un aceite. Generalmente los sérums son cosméticos muy ricos o concentrados en activos en los que el excipiente esta pensado para penetrar lo máximo en la piel y con ello lograr la acción mas efectiva. Muy frecuentemente son hidrosolubles, mientras que los aceites esenciales van a  actuar mucho más superfi cialmente. Son lípidos y van a actuar en las capas externas de la piel. Aun así, son muy activos, ya que es la parte mas activa del aceite vegetal de la planta. Se pueden mezclar aceites esenciales o aceites con los sérums, sobre todo los aceites en las pieles más secas. De hecho, los aceites suelen ser un buen aporte de vitamina E o los aceites ricos en carotenos son un aporte de vitamina A.

Compartir:

Datos iDermo

Productos Productos: 3.726
Productos visitados Productos visitados: 10.124.731
Laboratorios Laboratorios: 82
Marcas Marcas: 262
Valoraciones Valoraciones: 9.830